El Museo de Arte de Dallas presenta "Tela bamana teñida con lodo: De Mali al mundo", que se inaugurará en noviembre

Enlace a imágenes

Dallas, TX —2 de noviembre de 2021— La tela de lodo, o bogolanfini, se originó entre los pueblos bamanas de Mali hace cientos de años. En la actualidad, sus característicos diseños pueden verse en productos de todo el mundo, aunque no siempre se acredita su procedencia. El 13 de noviembre se inaugurará en el Museo de Arte de Dallas (DMA) una nueva exposición de tejidos recientemente adquiridos que explora el intenso proceso de elaboración de estas telas decoradas con tintes, así como el significado cultural de sus motivos y diseños. Tela bamana teñida con lodo: De Mali al mundo se podrá ver hasta el 4 de diciembre de 2022 y está incluida en la entrada general gratuita. La exposición ha sido comisariada por la Dra. Roslyn A. Walker, curadora principal de las artes de África, América y el Pacífico del DMA y curadora Margaret McDermott de arte africano.

Tela bamana teñida con lodo continúa con una serie de exposiciones centradas en los textiles de nuestra reconocida colección de arte africano, iluminando tanto el arte de su creación como su importancia para las comunidades de las que proceden”, dijo el Dr. Agustín Arteaga, director Eugene McDermott del DMA. “Los bogolanfini que se exponen aquí son impresionantes ejemplos de las formas estampadas que los pueblos bamanas utilizan para representar una amplia gama de símbolos y creencias. Los diseños pueden parecer familiares a los visitantes, dada su apropiación en las últimas décadas, pero estamos orgullosos de destacar sus orígenes y significados auténticos”.

Los pueblos bamanas de Mali utilizaban tradicionalmente el bogolanfini para confeccionar túnicas para los hombres (cazadores y guerreros) y envolturas para las mujeres. Las mujeres llevaban bogolanfini durante los momentos cruciales de su vida, como la mayoría de edad, la consumación del matrimonio, el parto y la transición al más allá. Las telas de la exposición son casi todas envolturas hechas en zonas rurales, aunque el bogolanfini también es común en entornos urbanos.

El proceso tradicional de confección del bogolanfini es muy laborioso y dura unas dos semanas. Primero, los hombres tejen el algodón local en tiras que se cosen entre sí. La tela se tiñe con una solución de hojas y cortezas machacadas y, tras secarse al sol, adquiere tonos amarillos. A continuación, se utiliza un tinte de lodo fermentado para decorar la tela. Para empezar a decorar, la artista (tradicionalmente una mujer) divide la tela en secciones y traza diseños para cada sección. Se crea un fondo oscuro alrededor de los diseños aplicando lodo y secando y lavando la tela varias veces. En las etapas finales, se aplica cuidadosamente lejía, sosa cáustica o jabón de mijo sobre el diseño hasta conseguir un brillo adecuado.

Los diseños pintados en los bogolanfini están relacionados con la vida cotidiana, los mitos, la historia y la filosofía de los bamanas. Además, protegen a quien los lleva de cualquier daño. La exposición recorre ciertos adornos y sus significados. Por ejemplo, el diseño de la cáscara de cacahuate, representado como una retícula de puntos o de rayas cruzadas, se relaciona con un proverbio bamana sobre la unidad familiar. El proverbio dice: “Si uno descascara cacahuates solo, hay demasiadas cáscaras”, lo que significa que los problemas deben resolverse juntos. Un diamante abierto que encierra un punto se conoce como cabeza de lagartija y se asocia con la curación, la riqueza y la feminidad. Los pequeños puntos utilizados para embellecer otros diseños o animar las zonas oscuras de la tela se conocen como estrellitas.

Los diseños geométricos derivados del bogolanfini forman parte del vocabulario visual occidental desde la década de 1970. Se atribuye a la diseñadora de moda estadounidense Norma Kamali la popularización de estos diseños en Estados Unidos; sin embargo, fue el diseñador maliense Chris Seydou quien presentó por primera vez los motivos y el tejido del bogolanfini en las pasarelas de París. Hoy en día, los diseños distintivos se encuentran en una variedad de productos textiles, desde muebles para el hogar hasta la alta costura.

“Después de más de 40 años, los adornos de la tela de lodo bamana, al igual que los del kente Asante y la tela de rafia kuba, siguen siendo una fuente de inspiración para los diseñadores de alta costura y mobiliario doméstico del mundo”, dijo la Dra. Walker. “Esta exposición reconoce a las mujeres africanas que durante más de 50 años han creado esta forma de arte textil que se ha convertido en una parte tan importante de los tejidos de nuestra vida contemporánea”.

Imágenes: Envoltura de bogolanfini, Mali, pueblos bamanas, 1970–1989, algodón y tinte natural, Dallas Museum of Art, Textile Purchase Fund, 2021.10.2.3; Envoltura de bogolanfini, Mali, pueblos bamanas, 1970–1989, algodón y tinte natural, Dallas Museum of Art, Textile Purchase Fund, 2021.10.2.5; Envoltura de bogolanfini, Mali, pueblos bamanas, 1970–1989, algodón y tinte natural, Dallas Museum of Art, Textile Purchase Fund, 2021.10.2.1

Sobre el Museo de Arte de Dallas 
Establecido en 1903, el Museo de Arte de Dallas (DMA) es uno de los 10 museos de arte más grandes del país. Con una política de entrada general gratuita y esfuerzos para fortalecer el vínculo con su comunidad, el DMA es distinguido por su dedicación a la investigación, la innovación y la participación pública. En el corazón del museo y sus programas se encuentra su colección global, la cual comprende 25,000 obras y abarca 5,000 años de historia, representando una gama completa de culturas mundiales. Ubicado en el distrito de artes más grande de la nación, el museo sirve como catalizador para la creatividad comunitaria, involucrando a gente de todas edades y orígenes con un rango diverso de programación, desde exposiciones y ponencias hasta conciertos, eventos literarios y presentaciones de teatro y baile. El DMA es una institución de Acceso Abierto, permitiendo que toda obra que se cree ser de dominio público sea disponible libremente para la descarga, la compartición, la readaptación y la remezcla sin restricción. Para más información, visite DMA.org

El Museo de Arte de Dallas es apoyado, en parte, por la generosidad de los miembros del DMA y donadores, el National Endowment for the Arts, la Texas Commission on the Arts y los ciudadanos de Dallas a través de la Oficina de Artes y Cultura de la Ciudad de Dallas. 

### 

Para más información, contacte a: 
Jill Bernstein, directora de comunicaciones y asuntos públicos 
214-922-1802 
JBernstein@DMA.org

Lillian Michel, especialista en medios y comunicaciones
214-922-1233
LMichel@DMA.org